logotip MODI.png
  • MODI SL

Tipos de redes inalámbricas

La velocidad y calidad de internet ha experimentado un cambio muy potente con la generalización de las redes inalámbricas, que prácticamente han copado todo el sector y son en la actualidad la forma más extendida para la conexión, tanto en empresas e instituciones públicas como en domicilios privados.



Las redes inalámbricas son conexiones que utilizan ondas electromagnéticas en lugar del cableado habitual, y se caracterizan por el tipo de transmisión que usan, puesto que pueden ser ondas de radio, microondas por satélite, microondas terrestres o infrarrojos.


Tipos de redes inalámbricas

La principal diferencia entre los tipos de redes inalámbricas que hay en la actualidad se basa en el alcance y la velocidad que utilizan, por lo que la instalación en una vivienda o en una empresa dependerá también de las necesidades de los usuarios para elegir la más conveniente.


Wireless Personal Area Network (WPAN)

Estas redes son las que llegan hasta 10 metros y son empleadas habitualmente para que se pueda conectar cualquier tipo de dispositivo de uso personal, de ahí que sea la fórmula con menor cobertura de cuantas se usan en estos momentos.


Wireless Local Area Network (WLAN)

Las redes inalámbricas de conexión local son capaces de cubrir distancias de hasta 100 metros y suelen implementarse bajo protocolos wifi o bluetooth. Hay que tener en cuenta que se utilizan para establecer conexiones de bajo coste pero también de calidad, en zonas de trabajo y con sistemas muy flexibles. Su naturaleza hace que sean las más elegidas en los domicilios para uso familiar.


Wireless Metropolitan Area Network (WMAN)

Este tipo de redes inalámbricas llegan hasta 50 kilómetros y suelen ser utilizadas en áreas metropolitanas de tamaño medio, desde un conjunto de edificios céntricos hasta zonas más extensas, como pueden ser campus universitarios, pueblos o incluso comarcas. Eso sí, la cobertura suele ser más baja que otras conexiones.


Wireless Wide Area Network (WWAN)

Es la red inalámbrica que más cobertura es capaz de ofrecer, de ahí que las compañías telefónicas utilicen esta tecnología para establecer conexiones y servicios de largo alcance. Utiliza además sistemas como GSM, GPRS y UMTS.


Instalación de una red inalámbrica

El trabajo previo de planificación y organización de las redes inalámbricas es vital para lograr que las conexiones en cualquier espacio laboral o doméstico tengan las máximas garantías. El primer paso es formular un estudio de cobertura en cada zona a la que va a afectar la red, de ahí que sea necesario establecer certificaciones de emisiones electromagnéticas y radioeléctricas.


Otra de las cuestiones a tener en cuenta antes de iniciar la instalación de una red inalámbrica es formalizar auditorías de seguridad con las que garantizar la idoneidad y posibilidad de las conexiones al tiempo que se utilizan modelos de cifrado y autenticación con los que evitar errores y ataques al sistema.


También hay que destacar en la planificación previa el tipo de servicio que se va a utilizar con la red inalámbrica, puesto que no es lo mismo una conexión que ofrezca acceso a invitados que una que tenga que soportar VolP, vídeo y aplicaciones corporativas, ya que el peso y la calidad requerida varían. Además, se debe estudiar previamente si se van a conectar solo dispositivos móviles o también PC y portátiles.


Por todo ello, se deben barajar distintos diseños a implementar en cada red inalámbrica:

  • Diseño de la cobertura: el objetivo es ofrecer un nivel óptimo de cobertura para intentar cubrir con un equipo el máximo de espacio posible. Son ideales para las redes en las que la capacidad no es lo más importante.

  • Diseño de la capacidad: se establece como prioridad la conexión con una máxima capacidad y también un número importante de sesiones concurrentes. Por ello es necesario una mayor densidad de puntos de acceso y se requiere también una potencia acorde para evitar interferencias en el resto de la red.