logotip MODI.png
  • MODI SL

Internet de las cosas: 6 ejemplos que ya estás usando

La optimización de los procesos industriales y de las redes de comunicación en sectores como la arquitectura o la ingeniería han experimentado una verdadera revolución con la aplicación de la tecnología del internet de las cosas. Se trata de innovaciones que ya se están usando y que permiten una importante mejora en diferentes campos con resultados satisfactorios para técnicos y clientes.




1. Mantenimiento predictivo

La instalación de sistemas productivos o de redes de comunicación están ya configurados con sensores integrados que monitorean y alertan sobre cualquier error o cambio que se produce en una de sus partes, sobre todo en los componentes que son más críticos y necesarios para su funcionamiento. Es lo que se denomina mantenimiento predictivo, que utiliza herramientas y técnicas de análisis de datos para detectar anomalías.


Estos dispositivos avisan mediante conexiones al sistema global, que suele estar alojado en la nube. Por lo tanto, se garantiza que la advertencia del cambio llegue a la persona encargada del mantenimiento, que puede así establecer calendarios con tareas rutinarias sin que por ello haya que detener estos procesos.


2. Gestión de la construcción

La complejidad de los proyectos de ingeniería civil obliga a gestionar multitud de tareas que, gracias al internet de las cosas, ya se están ejecutando con más facilidad y eficacia. Esta tecnología ofrece numerosas posibilidades. Por ejemplo:

  • permite rastrear y medir suministros,

  • etiquetar equipos de campo para repartirlos según los requerimientos de cada situación y momento,

  • recopilar información relevante en tiempo real,

  • elaborar informes basados en estos datos para que la toma de decisiones sobre correcciones o cambios pueda ser más ajustadas.


3. Sensores en edificios

La utilización de tecnología que permite monitorizar elementos ya construidos está ayudando a los arquitectos a evaluar los pasos que se dan en la ejecución de proyectos. Estos dispositivos de IoT posibilitan que se mida en cada momento el estado de un proyecto para así detectar anomalías que se puedan producir en la estructura o en una parte de una obra oficial, sobre todo en aspectos como la temperatura, la humedad y la corrosión.


Hay que tener en cuenta que la instalación de este tipo de sensores no supone un alto coste, por lo que el aspecto económico es un valor añadido a la eficiencia y los resultados exitosos de estas mediciones que también contribuyen a minimizar la necesidad de reparaciones en el futuro.


4. Eficiencia energética

Uno de los aspectos clave para ahorrar costes y aprovechar los recursos de cualquier sistema es la utilización de la tecnología IoT para lograr una mejor eficiencia energética en plantas industriales, edificios o incluso oficinas. La instalación de sensores permite conocer en tiempo real dónde y cuándo se produce un gasto energético mayor, así como su coste. Con estos datos, se puede calcular en qué momento elegir los diferentes procesos productivos adaptados a los requerimientos de cada uno y optimizar los consumos.


5. Smart grid

Las redes de distribución eléctrica son cada vez más eficientes al incorporar la tecnología del internet de las cosas, puesto que la instalación de medidores permite monitorizar el consumo de energía en determinados puntos estratégicos de estas conexiones. Estos dispositivos no solo detectan errores o fallas, sino que son capaces de transmitir información real tanto a clientes como a las empresas distribuidoras, de ahí su importancia en un momento en el que la energía se ha convertido en uno de los aspectos más relevantes en la esfera global.


La sostenibilidad y la eficiencia dependen por tanto de las Smart Grid, con las que se logra actuar ante los picos de demanda de una población o una empresa, pero también para permitir un ahorro energético.


6. Gestión de documentación

Los trámites administrativos son parte fundamental de las instalaciones y los procesos industriales, de ahí que la tecnología IoT se esté implantando con fuerza para la creación de sistemas que generan documentación de forma automatizada, desde el inicio del proyecto hasta su finalización. Estas soluciones producen informes y alertan sobre los detalles incompletos o no presentados.


El uso del internet de las cosas es una excelente herramienta para mejorar procesos y automatizar tareas que ya está aportando grandes beneficios a la industria y que, gracias a los avances de los últimos años, seguirá mejorando el trabajo diario y los resultados del sector.